sábado, diciembre 27, 2008

Hacia un país de no-mexicanos II

En México no hay gobierno. Qué diablos, en México no hay Dios. Ni lo habrá nunca. Nos enfrentamos a un pueblo manifiestamente incapacitado para gobernarse. ¿Y sabes lo que ocurre con el pueblo que no sabe gobernarse? Exacto: que vienen otros a gobernar por ellos.

Cormac McCarthy
Meridiano de sangre

No hay comentarios.: