lunes, mayo 24, 2010

For the Fallen / A los caídos

Este es un poema que escribió Laurence Binyon, un autor menor inglés, cuando comenzaba la Primera Guerra Mundial. Quizá su obra más conocida ahora se lee cada 25 de abril para conmemorar la batalla de Gallipoli donde murieron 20.000 soldados australianos y  4.546 neozelandeses. Pongo la versión en inglés y una traducción tomada del libro de Martin Amis Koba el temible.
They shall grow not old, as we that are left grow old;
Age shall not weary them, nor the years condemn.
At the going down of the sun and in the morning
We will remember them.

They mingle not with laughing comrades again;
They sit no more at familiar tables of home;
They have no lot in our labour of the day-time;
They sleep beyond England's foam.

But where our desires are and our hopes profound,
Felt as a well-spring that is hidden from sight,
To the innermost heart of their own land they are known
As the stars are known to the Night;

As the stars that shall be bright when we are dust,
Moving in marches upon the heavenly plain,
As the stars that are starry in the time of our darkness,
To the end, to the end, they remain.

No envejecerán, como nosotros los que quedamos:
no les pesará la edad ni les condenarán los años.
Al ponerse el sol y por la mañana
nos acordaremos de ellos.

Ya no estarán rodeados de los alegres compañeros;
ya no se sentarán a las mesas de los suyos;
ya no tendrán parte en nuestros afanes diurnos;
duermen lejos de las costas de Inglaterra.

Pero si nuestros deseos y esperanzas profundos
son como un manantial oculto a las miradas,
el secreto corazón de su tierra los conoce
como la Noche conoce a las estrellas.

Como estrellas que seguirán brillando cuando seamos polvo,
avanzando por la llanura celestial;
como estrellas que alumbran nuestros períodos de tinieblas,
permanecerán, permanecerán hasta el final.