lunes, diciembre 31, 2007

Final de año.


Me importa poco estas fechas, no me quiero hacer el malo, en realidad no me importan. La verdad que cada día me vuelvo más amargado y apenas tengo 29. Admiro a personas como Jaime Muñoz y su mujer, Renata Chapa, quienes todavía encuentran esperanzas en las personas(para saber porqué entra a su blog). Cada vez creo menos en los demás, a veces ni siquiera en mismo. Un ejemplo: hace unos días murió el hermano de un actualmente distanciado amigo. No me gustan los sepelios, no me gustan esos ritos, así que no fui. Tal vez sí soy una mierda, pero en realidad tampoco quiero para mí ni sepelio ni entierro ni nada por el estilo. Que me quemen y me tiren en donde sea.
El caso es que estas fechas me revientan y son la excusa perfecta para recluirme. Ni visitar a mi familia cercana y apenas ver a los amigos, no creo que el próximo año sea mejor, es más, creo que va a ser peor. Por eso no festejo nada, solamente espero que comience el siguiente mes para empezar a ganar dinero que ahora me quedan tres pesos en mi cuenta y, aunque he aprendido a no preocuparme, si me gusta tener disponible unos billetes.

No hay comentarios.: