martes, septiembre 19, 2006

Ya 21 años


Hoy se cumplen 21 años del temblor que sacudió al DF en 1985. Recuerdo varias cosas a pesar de que tenía 6 años de edad. Recuerdo que estaba desayunando y el foco del comedor, con todo y pantalla, comenzó a balancearse. "¿Qué raro?, ¿estaré mareado?", pensé. Recuerdo algunas cosas cayendo y rompiéndose contra el piso. Recuerdo a mi madre, quien con mucha calma, me pidió que me parara a un lado de ella, en el lugar más seguro del departamento.
El edificio, ubicado en la calle Protasio Tagle, en la colonia San Miguel Chapultepec, resistió ese y los demás temblores que el DF ha sufrido. También tengo en mi cerebro, como una fotografìa vieja, la imagen de algunos edificios caidos y otros con enormes grietas, como si fueran mantequilla y alguien hubiera clavado un gran cuchillo. Mis padres, como debían hacerlo, me protegieron lo más que pudieron, nunca vi muertos ni siquiera nos acercamos al centro de la ciudad, uno de los lugares más lastimados.
Unos días después nos mudamos a Torreón, la razón principal la dio mi hermano mayor, quien apenas cursaba el primer año de secundaria y estudiaba a un lado de la antena de Televisa, la que cayó matando a muchas personas. Parece que el horror fue tanto que decidió que ya no quería seguir viviendo en una ciudad que se comía a la gente con grietas y edificios.
Desde entonces he vivido acá (sin contar los últimos tres años), y a pesar de que he extrañado algunas cosas del DF, Torreón me ha recibido con patadas y cariño, creando una agradable relación de amor/odio.
Hoy tomaré una cerveza por estos 21 años laguneros y el temblor que me puso aquí.

1 comentario:

Anónimo dijo...

Me gusta mucho este texto. Dolores